Ginecología Regenerativa

Láser de CO2 Femilift

lazy

El láser FemiLift es un láser de CO2. Es una innovadora tecnología para calentar suavemente el tejido vaginal, contrayendo las fibras existentes y estimulando la formación de colágeno nuevo. Al igual que la piel, el tejido vaginal está formado por fibras de colágeno que le dan fuerza y flexibilidad.

Esto mejora la funcionalidad de toda el área vaginal normalizando el flujo sanguíneo, aumentando la lubricación, aumentando la resistencia inmunológica y restaurando la fuerza y elasticidad de las paredes vaginales.

Femilift es un tratamiento seguro y mínimamente invasivo que puede resolver rápidamente numerosos problemas femeninos. Es un procedimiento sin dolor. A diferencia de otros procedimientos quirúrgicos, el tratamiento FemiLift se puede realizar de forma ambulatoria en el consultorio del médico. Hay muy pocos o ningún efecto secundario y prácticamente ningún tiempo de inactividad por lo que puede reanudar su vida cotidiana inmediatamente después del procedimiento. Por lo general, recomendamos evitar las relaciones sexuales durante unos 5 días después del tratamiento.

Es una solución no quirúrgica, rápida y segura para varios problemas femeninos comunes, como la incontinencia urinaria de esfuerzo (SUI), laxitud vaginal, sequedad vaginal, infecciones recurrentes y más. Ayuda a aliviar síntomas causados por la menopausia, la deficiencia hormonal relacionada con la terapia contra el cáncer y las alteraciones posteriores al parto.

La aplicación del láser CO2 fraccionado (FemiLift) nos ayuda a crear efectos térmicos y ablativos en las paredes vaginales. Estos efectos desencadenan una mejora significativa en la producción de colágeno dentro de la submucosa vaginal. Ofrece una rápida recuperación y una importante mejoría de sus síntomas. Es un procedimiento altamente aceptable para pacientes que buscan un tratamiento de primera calidad, eficiencia y resultados duraderos superiores.

Durante el tratamiento se insertará la sonda láser tubular FemiLift en el canal vaginal. La sonda gira 360 grados y emite ráfagas de calor en la mucosa vaginal. Se moverá lentamente el láser para cubrir todo el canal vaginal. Todo el procedimiento dura unos 15 minutos. Necesitará una serie inicial de tres tratamientos. Los resultados no son permanentes: necesitará un procedimiento de mantenimiento cada 12 meses.

Es común sentir alguna sensación de tirantez vaginal durante las primeras horas después de su tratamiento. Algunas pacientes tienen manchado vaginal o secreción acuosa, ya que las células se eliminan después de haber sido tratadas por el láser.

lazy